Buscar

Tres hombres de MO se declaran culpables en el caso de disturbios en el Capitolio...


Tres hombres de Springfield acusados ​​de violar el Capitolio de los Estados Unidos durante la insurrección del 6 de enero, incluido uno que le dijo al FBI que estaba "avergonzado" de sus acciones, se declararon culpables en un tribunal federal el jueves de delitos menores.

Zachary Martin y los hermanos Michael y Stephen Quick se declararon culpables cada uno por un cargo de desfilar, manifestarse o hacer piquetes en el edificio del Capitolio. Su audiencia se llevó a cabo mediante videoconferencia en el Tribunal de Distrito de EE. UU. Para el Distrito de Columbia.


"¿Se está declarando culpable porque, de hecho, es culpable?" Preguntó el juez federal de distrito Dabney Friedrich a los hombres.

“Sí, su señoría”, respondió cada uno.


La sentencia está programada para el 17 de marzo. Cada uno de los hombres enfrenta una sentencia máxima de seis meses en prisión y una multa de $ 5,000, y también deben pagar $ 500 en restitución por daños al edificio del Capitolio. Los fiscales dicen que las reparaciones al edificio totalizaron alrededor de $ 1.5 millones.


Los hombres son el sexto, séptimo y octavo de los 17 residentes de Missouri acusados ​​en el caso de disturbios en el Capitolio por declararse culpables. Nicholas Reimler, residente del condado de St. Louis, se declaró culpable el 17 de septiembre de un cargo de desfilar, manifestarse o hacer piquetes en un edificio del Capitolio y fue sentenciado a tres años de libertad condicional a principios de este mes. Zachary y Kelsey Wilson de Springfield se declararon culpables del mismo cargo de "desfile" el 27 de septiembre, al igual que Carey Jon Walden de Kansas City el 26 de octubre y Paul Westover de Lake St. Louis el 6 de diciembre.


Las autoridades han acusado a unas 700 personas en relación con la invasión del Capitolio. Hasta ahora, más de 100 se han declarado culpables, la mayoría de delitos menores.

Martin, 45, Michael Quick, 44, y Stephen Quick, 49, enfrentaron cargos federales por delitos menores de entrar y permanecer en un edificio o terreno restringido; conducta desordenada y perturbadora en un edificio o terreno restringido; conducta desordenada en un edificio o terrenos del Capitolio; y desfilar, manifestarse o hacer piquetes en un edificio del Capitolio. Tres de los cuatro cargos fueron retirados a cambio de sus declaraciones de culpabilidad.


En una audiencia anterior, el abogado de Springfield, Dee Wampler, cuya firma representa a los tres hombres, dijo al tribunal que eran residentes de toda la vida del área, habían cooperado con las autoridades y no tenían antecedentes penales graves. Wampler, de 81 años, murió el 8 de octubre en St. Louis, donde estaba trabajando en un juicio.


El FBI se enteró de la supuesta participación de Martin en los disturbios después de recibir un aviso de que había transmitido en vivo un video de sí mismo en Facebook desde el interior del edificio del Capitolio, según documentos judiciales. Otra persona, que era amiga de Martin en Facebook, le proporcionó al FBI una captura de pantalla del video que Martin había publicado. Y otros tres que dijeron que conocían a Martin le dijeron al FBI que vieron a Martin en el video de transmisión en vivo que se tomó dentro del Capitolio. Uno dio el número de teléfono del FBI Martin.


Los documentos judiciales dicen que los hermanos Quick hablaron voluntariamente con el FBI, diciendo que habían asistido a la manifestación pro-Trump "Stop the Steal" y luego ingresaron al edificio del Capitolio durante la invasión. Stephen Quick le dijo al FBI que "se produjo un cambio en la multitud" a medida que se acercaba al Capitolio y que se sentía "avergonzado" por entrar al edificio. Dijo que estuvo dentro del Capitolio durante unos 10 minutos y le proporcionó al FBI un video que había tomado desde allí.


Michael Quick le dijo al FBI que ingresó al edificio a través de una ventana rota, según los documentos de la acusación. En el interior, dijo, vio a la policía en un pasillo con equipo antidisturbios. Dijo que no se dio cuenta de que estaba invadiendo porque pensó que la policía estaba dejando entrar a la gente, según documentos judiciales.


Michael Quick dijo que estuvo en el edificio de cinco a 15 minutos. Su objetivo, le dijo al FBI, "era mostrar apoyo para que el Congreso investigara las irregularidades en las elecciones y hiciera algo al respecto".