Buscar

Traemos 5 reformas de los beneficios del Seguro Social preferidas por la mayoría de estadounidenses


El Seguro Social es un programa de prestaciones muy popular y los estadounidenses quieren preservarlo para futuros jubilados. Pero eso no significa que las personas no estén abiertas a los cambios.

De hecho, hay varias reformas que apoya la mayoría de los estadounidenses y hoy se las traemos con detalles.


Primero es asegurarse de que los COLA sigan el ritmo de la inflación real.


Casi 9 de cada 10 estadounidenses jubilados dijeron que apoyaban un cambio en los aumentos periódicos del Seguro Social. Se supone que estos aumentos, llamados ajustes por costo de vida, o COLA, aseguran que los beneficios conserven su poder adquisitivo. Eso no ha sucedido, con los beneficios del Seguro Social perdiendo alrededor del 30% de su valor durante dos décadas.


Los COLA actuales se basan en los cambios de precios registrados por el Índice de precios al consumidor para asalariados urbanos y trabajadores administrativos. Por lo tanto, no es una sorpresa que no midan con precisión el aumento en el gasto de las personas mayores, o que la mayoría esté a favor de cambiar a un enfoque diferente para calcular los aumentos de los beneficios.



La segunda reforma consiste en cobrar más impuestos a las personas con mayores ingresos para que respalden los beneficios del Seguro Social.


Fortalecer el Seguro Social cobrando impuestos a los ricos es muy popular. Esto fue propuesto por el presidente Joe Biden, quien se comprometió a imponer nuevos impuestos al Seguro Social a las personas que ganan más de $ 400,000.


Pero no es tan sencillo como parece. En este momento, los impuestos están directamente relacionados con los beneficios. Los trabajadores pagan impuestos sobre los ingresos hasta un cierto límite (llamado límite de base salarial) y sus beneficios se basan en sus salarios promedio gravados en sus 35 años de mayores ingresos.


Si bien las personas con mayores ingresos no pagan impuestos sobre los salarios por encima del límite, esos salarios tampoco resultan en mayores beneficios de jubilación para ellos. Si los jubilados tuvieran que pagar más impuestos sin un aumento correspondiente en los beneficios, esto cambiaría fundamentalmente al Seguro Social de un programa de prestaciones y podría erosionar su amplio apoyo.



La tercera reforma consiste en proporcionar un crédito del Seguro Social a los cuidadores no remunerados.


Debido a que los beneficios del Seguro Social se basan en salarios promedio de más de 35 años, aquellos que realizan trabajo no remunerado por períodos de tiempo pueden ver beneficios más pequeños o ni siquiera calificar para el Seguro Social según su propio historial laboral.


Sin embargo, la logística de esto podría ser un desafío y esto podría empeorar los problemas de financiamiento del Seguro Social porque las personas ya no obtendrían beneficios vinculados al dinero que pagaron.



El cuarto es la privatización de parte de los beneficios del Seguro Social.


Privatizar parte de los beneficios del Seguro Social significa permitir que los estadounidenses conserven una mayor parte de su dinero para invertir para la jubilación por su cuenta, en lugar de pagar tanto al Seguro Social.


Los intentos anteriores de privatización no han sido populares y existe el riesgo de que las personas administren mal el dinero y terminen con muy pocos ingresos de jubilación para vivir.


Y el quinto son los beneficios de la prueba de medios


Si esto se implementara, todos seguirían pagando los impuestos del Seguro Social, pero solo las personas con ingresos por debajo de cierto umbral recibirían beneficios de jubilación. Esto también podría socavar el apoyo casi universal de que disfruta el Seguro Social y cambiaría fundamentalmente la estructura del beneficio social.


En última instancia, se pueden considerar algunas de estas reformas, pero, a pesar de que cuentan con un amplio apoyo, es poco probable que la mayoría se convierta en ley debido a dificultades logísticas o desafíos para cambiar uno de los beneficios gubernamentales más queridos de Estados Unidos.