Buscar

Proyecto de ley que tiene como objetivo mantener beneficiarios del Seguro Social fuera de pobresa


Muchos estadounidenses tienen problemas para cubrir sus costos de vida con ingresos únicamente del Seguro Social.


Ahora, se ha reintroducido un proyecto de ley en el Congreso destinado a reducir el riesgo de que los estadounidenses mayores y las mujeres vivan en la pobreza a pesar de recibir sus cheques mensuales.


La propuesta, llamada Ley de Mejora y Protección del Seguro Social, fue presentada por la representante Gwen Moore, demócrata de Wis. La medida tiene como objetivo mejorar los beneficios de tres maneras.


Primero, actualizaría lo que se llama el beneficio mínimo especial - un piso para personas de bajos ingresos - al 100% del nivel de pobreza actual. Esto se aplicaría a las personas que han pagado al Seguro Social durante al menos 30 años y reclaman beneficios cuando alcanzan la plena edad de jubilación. Los beneficios se ajustarían para que los trabajadores con al menos 10 años de trabajo pero menos de 30 también fueran elegibles.


Además, el proyecto de ley aplicaría créditos de cuidado infantil para la elegibilidad futura del programa para padres de niños menores de 6 años. Esos padres recibirían un crédito por cada año que un niño menor de esa edad esté en el hogar, por un máximo de cinco años. Ese tiempo contará para los 30 años requeridos para el beneficio mínimo especial.


El proyecto de ley también propone aumentar los cheques mensuales para todos los beneficiarios en un 5% una vez que hayan estado jubilados por más de 20 años. Ese aumento comenzaría gradualmente cuando los beneficiarios hayan alcanzado los 16 años de elegibilidad.


Al mismo tiempo, el plan también exige aumentar gradualmente la tasa a la que tanto los empleadores como los empleados pagan ese impuesto al 6,5%, desde la tasa actual del 6,2%, durante seis años.


Otras propuestas del Seguro Social de los demócratas también han buscado establecer un beneficio mínimo para ayudar a mantener a las personas fuera de la pobreza.


Si bien esos planes exigen mayores beneficios para algunos beneficiarios, también apuntan a abordar los problemas de solvencia del programa, aunque en diferentes grados.