Buscar

Los oficiales de inteligencia predicen un futuro moldeado por enemigos sin rostro



La comunidad de inteligencia ha publicado un informe de amplio alcance que detalla sus predicciones sobre el estado del mundo en las próximas dos décadas.

El Consejo Nacional de Inteligencia, en un informe publicado el jueves, sugirió que independientemente de cómo la humanidad enfrente los desafíos en curso, algunas de las mayores amenazas no serán causadas o instigadas por perpetradores humanos. Estos desafíos globales probablemente incluirán "cambio climático, enfermedades, crisis financieras y disrupciones tecnológicas", que podrían crear "inseguridad alimentaria y hídrica", "aumentar la migración" y sus efectos desestabilizadores, crear "nuevos desafíos de salud" y diezmar la biodiversidad. los autores escriben.


Uno de los principales ejemplos de esa amenaza es la pandemia de COVID-19 en curso, escriben los autores, que describen como el evento global más perturbador desde la Segunda Guerra Mundial.

La pandemia ha "sacudido las suposiciones de larga data sobre la resiliencia y la adaptación y ha creado nuevas incertidumbres sobre la economía, la gobernanza, la geopolítica y la tecnología", afirma el informe. La forma en que el mundo se adapta y aprende de los desafíos del año pasado “está muy en duda”, continúa, pero probablemente tendrá un gran impacto en la forma en que se configura el futuro.


“Estos desafíos se cruzarán y caerán en cascada, incluso en formas que son difíciles de anticipar”, concluye el informe de inteligencia, que se publica cada cuatro años. "La seguridad nacional requerirá no solo defenderse contra ejércitos y arsenales, sino también resistir y adaptarse a estos desafíos globales compartidos".

El Consejo Nacional de Inteligencia, un pequeño organismo dentro de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional compuesto por expertos de alto nivel en diversas regiones y amenazas, se formó en 1979 y se encargó de observar el futuro cercano y lejano. Sus informes de "tendencias globales" están redactados en un esfuerzo por ayudar a los responsables políticos, legisladores y ciudadanos privados a pensar estratégicamente sobre la posible evolución de las amenazas al orden mundial actual y cómo podría verse el futuro dependiendo de cómo los enfrente Estados Unidos.


El informe se basa no solo en el análisis de los miembros del consejo, sino también en entrevistas y conversaciones con académicos, organizaciones de la sociedad civil, expertos externos e incluso, según el nuevo informe, estudiantes de secundaria en Washington, D.C.


Según los autores del informe, cuyo análisis es especulativo pero basado en hechos y tendencias disponibles, existen varios "escenarios alternativos" que podrían ocurrir para 2040.

El primero, un objetivo declarado de la administración Biden, es un "renacimiento de las democracias" en el que Estados Unidos y sus aliados han marcado el comienzo de una nueva era de normas y estructuras democráticas, impulsados ​​por una economía global en crecimiento y una mejor calidad de vida para gente en todos lados.