Buscar

Los abogados de Trump presentan su defensa de juicio político


El abogado de la Casa Blanca y jefe del equipo de defensa, Pat Cipollone, dijo ante el Senado este sábado que encontrar culpable y expulsar al Presidente ahora, negaría a los votantes su derecho a opinar sobre Trump en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

En el ajedrez político estadounidense, este sábado 25 de enero, fue el turno para la defensa del presidente Donald Trump, que pretende poner en jaque las acusaciones de los demócratas con una palabra clave: interferencia.


Con mucha decisión y vehemencia, los abogados del presidente, tomaron su turno en el Senado y delinearon los ejes de su argumentación en una intervención de algo más de dos horas, en las que rebatieron a capa y espada los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso.


Pat Cipollone, a la cabeza del equipo, advirtió sobre las consecuencias de expulsar a Trump de la Casa Blanca y refutó el argumento de los demócratas sobre que el presidente puso en riesgo los objetivos de seguridad nacional al tratar de presionar a un país extranjero para ayudar en su propia carrera política.

"A pesar de todo lo que hablan sobre la interferencia electoral ... están aquí para perpetrar la interferencia más masiva en una elección en la historia de Estados Unidos, y no podemos permitir que eso suceda. Violaría nuestra Constitución. Violaría nuestra historia. Violaría nuestras obligaciones para el futuro," dijo Cipollone en una intervención mucho más corta que los argumentos demócratas de los días anteriores.

En la primer jornada de la defensa, Cipollone también reiteró que quitarle a Trump la posibilidad de ser reelecto, significaría quitarle esa decisión al pueblo estadounidense. "Te están pidiendo que hagas algo muy, muy consecuente y, te diría que ... muy, muy peligroso", agregó.


Los artículos de juicio político (o cargos formales) contra Trump exigen no solo su destitución sino también su "descalificación para ocupar cualquier cargo de honor, confianza o lucro en los Estados Unidos".

La sesión de este sábado fue relativamente corta porque, según los analistas, los republicanos quieren ahorrar la mayor parte de sus argumentos para la próxima semana cuando esperan que la audiencia televisiva sea más alta.