Buscar

Biden ha protegido agresivamente los derechos de voto


Muchos defensores del derecho al voto esperan que la reciente demanda de la administración Biden contra el plan de Texas para minimizar el poder de voto de los residentes no blancos indique una nueva voluntad de enfrentar los esfuerzos liderados por los republicanos que dificultan la votación para los afroamericanos y latinos.

Pero a algunos expertos en seguridad nacional, incluido un exasesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, les preocupa que la administración Biden esté fundamentalmente juzgando mal cuán generalizados e insidiosos son los esfuerzos de supresión de votantes y fraude electoral.


Les preocupa que los activistas alineados con el ex presidente Donald Trump no solo estén tratando de dificultar el voto de los estadounidenses que no son blancos, sino que también se están infiltrando en oficinas electorales locales tradicionalmente no partidistas para inclinar la balanza a su favor en un país donde hay cientos de votos. en un solo condado podría alterar una elección presidencial.


“Probablemente estoy aún más preocupado hoy que el otoño pasado. Si bien es posible que hayamos derrotado a Trump, el extremismo del trumpismo no ha sido derrotado. Ha crecido, ha crecido y se ha envalentonado. Todo esto es preocupante en muchos niveles ”, dijo Olivia Troye, ex asesora de Seguridad Nacional y contraterrorismo del vicepresidente Mike Pence.

Troye abandonó la Casa Blanca en agosto de 2020 por el manejo de la administración de la pandemia de coronavirus y predijo correctamente la insurrección del 6 de enero en la que partidarios armados de Trump irrumpieron en el Capitolio de los Estados Unidos, tratando de evitar que el Congreso certificara la victoria de Joe Biden en el Colegio Electoral.


Troye, una republicana de toda la vida, dijo que le preocupa que la administración Biden se distraiga con la pandemia del coronavirus, el rápido aumento de la inflación y otros problemas, y que no se concentre lo suficiente en el asalto generalizado a los derechos y acceso al voto.


"Lo que estamos viendo aquí es un ataque sin precedentes a nuestra democracia y los esfuerzos por desestabilizar nuestra democracia", dijo. "Básicamente, estás manipulando el sistema para que la próxima vez puedas anular la voluntad del pueblo. Es implacable. Y no se está desvaneciendo ".

A nivel nacional, al menos 19 estados promulgaron este año leyes que dificultan el voto de los estadounidenses, según un análisis del no partidista Brennan Center for Justice de la Universidad de Nueva York. Otros 25 estados expandieron el acceso a la votación, dijo el Centro Brennan, pero señaló que los estados que tomaron medidas drásticas ya tenían leyes restrictivas, mientras que los que expandían el acceso ya tenían reglas relativamente más expansivas.


En marzo, la organización sin fines de lucro Freedom House dijo que Estados Unidos ha retrocedido significativamente en su clasificación anual de libertades en todo el mundo, cayendo al nivel de condados como Panamá, Rumania y Croacia, y muy por detrás del Reino Unido, Chile y Costa Rica. Y el periódico The Economist calificó este año a Estados Unidos como una democracia "defectuosa", citando una profunda disfunción en el gobierno, la pérdida de cohesión social y la incapacidad para ponerse de acuerdo sobre los hechos básicos.