Buscar

Ambas cámaras del Congreso regresan al trabajo mañana lunes enfrentando importantes decisiones


La batalla por el ambicioso plan de gastos de los demócratas se está calentando en el Congreso, pero una parte del resultado ya está clara: el precio de $ 3,5 billones se está reduciendo.


Eso decepcionará a los progresistas, que ven el plan presupuestario como la mejor oportunidad en una generación para promulgar grandes cambios en la política nacional, desde el prekínder universal y la universidad comunitaria gratuita hasta la ampliación de Medicare y Medicaid y los subsidios para la energía limpia.


El senador Joe Manchin III de West Virginia, el demócrata más conservador del Senado, ha dicho durante mucho tiempo que $ 3,5 billones es demasiado, y en una cámara 50-50, el plan no puede aprobarse sin su voto.


Manchin no es el único obstáculo. La senadora Kyrsten Sinema de Arizona también se ha opuesto al precio. El senador Jon Tester de Montana dice que no apoyará ningún plan que incluya gasto deficitario.


La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-San Francisco), tratando de mantener a los progresistas en su grupo alineados detrás del plan, lo ha descrito en términos expansivos.


Si Pelosi y el líder demócrata del Senado Charles E. Schumer de Nueva York aprueban un plan incluso la mitad del tamaño de los $ 3.5 billones que se están debatiendo, aún sería un gran logro.