Buscar

A los ex rehenes les va bien, se han ido de Haití, dice la agencia misionera


Todos los ex rehenes de un grupo misionero con sede en Estados Unidos secuestrados en Haití han sido expulsados ​​del país después de una terrible experiencia de dos meses, dijo el viernes el líder de su organización misionera con sede en Ohio, quien también extendió una oferta de perdón a sus miembros. captores.

David Troyer, director general de Christian Aid Ministries, dijo en un comunicado en video que un avión con bandera estadounidense salió de la nación caribeña el jueves por la tarde con los últimos 12 misioneros secuestrados, horas después de que fueran liberados ese mismo día.


"Todo el mundo, incluido el bebé de 10 meses, el niño de 3 años y el niño de 6 años, parece estar haciéndolo razonablemente bien", dijo Troyer.

Las últimas liberaciones se produjeron dos meses después de que el grupo de 16 estadounidenses y un canadiense, incluidos cinco niños, fueran secuestrados por la banda 400 Mawozo, que inicialmente exigió millones de dólares en rescate. Los otros cinco habían sido liberados antes.


Troyer no comentó las circunstancias de la liberación, como si se pagó un rescate o si hubo un esfuerzo de rescate, pero expresó su agradecimiento al "gobierno de los Estados Unidos y a todos los demás que ayudaron en el regreso seguro de nuestros rehenes".


“Gracias por comprender nuestro deseo de aplicar enfoques no violentos”, agregó, sin dar más detalles.

Con sede en Berlín, Ohio, Christian Aid Ministries, o CAM, cuenta con el apoyo y el personal de anabautistas conservadores, una variedad de grupos menonitas, amish y afines, cuyos sellos distintivos incluyen la no resistencia al mal, la vestimenta sencilla y la separación de la sociedad en general.


De acuerdo con la enseñanza anabautista, que premia el perdón, Troyer ofreció palabras conciliadoras a los captores.


“Unas palabras para los secuestradores: no conocemos todos los desafíos a los que se enfrentan. Creemos que la violencia y la opresión de otros nunca pueden justificarse. Ustedes causaron mucho sufrimiento a nuestros rehenes y sus familias ”, dijo. “Sin embargo, Jesús nos enseñó de palabra y con su propio ejemplo que el poder del amor perdonador es más fuerte que el odio de la fuerza violenta. Por lo tanto, te extendemos el perdón ".

Troyer dijo que los rehenes habían "orado por sus captores y les habían contado sobre el amor de Dios y su necesidad de arrepentirse".


Los misioneros fueron secuestrados el 16 de octubre poco después de visitar un orfanato en Ganthier, en el área de Croix-des-Bouquets, donde verificaron que habían recibido ayuda de CAM y jugaban con los niños, dijo Troyer.


“Cuando se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo en el momento de la captura, el grupo comenzó a cantar el coro: 'El ángel del Señor acampa alrededor de los que le temen y los libera'”, dijo Troyer, citando el libro bíblico. de los Salmos. "Esta canción se convirtió en una de sus favoritas, y la cantaron muchas veces durante sus días de cautiverio".


Los rehenes permanecieron juntos como grupo durante todo el tiempo, dijo, en oración, en canciones y animándose mutuamente.


Troyer dijo que los trabajadores de CAM estaban al tanto de los peligros en Haití, donde la actividad de las pandillas y los secuestros han ido en aumento.


Pero la organización a menudo trabaja en lugares tan peligrosos precisamente porque "ahí es donde suelen estar las mayores necesidades", añadió.


CAM espera continuar trabajando en Haití, dijo Troyer, al tiempo que reconoció que necesitará reforzar los protocolos de seguridad e "instruir mejor a nuestra gente sobre los peligros involucrados".

Las autoridades han dicho que 400 Mawozo exigía $1 millón por persona en rescate, aunque no estaba claro si eso incluía a los niños. El líder de la banda había amenazado con matar a los rehenes a menos que se cumplieran sus demandas.

También el viernes, una reunión que incluyó a representantes de 14 países, varias organizaciones internacionales y el primer ministro haitiano, Ariel Henry, generó compromisos amplios para abordar la seguridad y la situación política y económica en la empobrecida nación caribeña, según un alto diplomático estadounidense.


Brian A. Nichols, subsecretario de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, dijo en una conferencia telefónica que el gobierno de Estados Unidos planea enviar expertos para capacitar al equipo SWAT de la Policía Nacional de Haití.


En otra promesa, Japón prometió $3 millones en ayuda, incluida la construcción de viviendas e instalaciones de la policía.

Nichols dijo que se habló de que algunas naciones podrían desplegar policías en Haití para actividades como capacitar o asesorar a los oficiales locales, aunque eso requeriría más discusión primero. Dijo que había un amplio acuerdo en que la situación de seguridad en el país es un desafío policial, no militar.


Nichols no proporcionó detalles sobre cómo fueron liberados los rehenes, citando respeto por su privacidad. Cuando se le preguntó sobre los rumores de que se pagó un rescate, se negó a comentar más que decir "el gobierno de los Estados Unidos no paga rescate por los rehenes".